Dénia es una de las ciudades más bellas y cosmopolitas del litoral mediterráneo. La capital de la Marina Alta puede presumir de una climatología plácida durante todo el año. Una larga costa salpicada de calas paradisíacas, parajes de ensueño, playas donde sólo se respira paz y otras donde la vida palpita. Un vasto patrimonio, herencia de su esplendor histórico. Y una riqueza gastronómica fuera de toda duda, con el arroz, el pescado, el marisco y, sobre todo, la gamba roja como principales emblemas. Un conjunto de gran valor que restaurantes como Balandros se encargan de aunar.

Desde su privilegiada ubicación en el Real Club Náutico de Dénia, uno de los puertos náuticos y turísticos más importantes de la Costa Blanca,

Desde la cocina de este espacio con vistas al mar de la localidad y el inconmensurable Montgó, montaña que nos acompaña y nos ofrece nuestro viento de levante tan característico de la zona.

Brillan notablemente especialidades de la casa como el pescado a la sal desespinado, cocinado recién traído de las lonjas más próximas; el arroz meloso, un plato tradicional de la comarca, que se acompaña de verduras o con bogavante; los mejores solomillos de castilla, rematado en sala con los ingredientes que el comensal desee, y por supuesto los platos más clásicos de Restaurante Balandros, las recetas que busca el gastrónomo oriundo y foráneo que se acerca hasta este comedor.

Exquisitos arroces y paellas valencianas, así como el seco del senyoret con tropezones limpios de mar o el de pulpo, tomate seco y ajos tiernos, preparados con la variedad «sénia», la más característica de los arrozales valencianos y una de las que mejor absorbe los sabores. Fideuás, como la negra con chipirones, alcachofas y ajetes o la de mariscos, a elegir con fideo fino o más grueso. Creatividades coquinarias. Calderetas, como el tradicional suquet de peix, preparado con rodaballo, corvina y rape. O la inconmensurable y auténtica gamba roja de Dénia, de primerísima calidad, hecha hervida o a la plancha sobre costra de sal.

Todos estos platos forman parte tanto de la carta del restaurante, dividida en mariscos, pescados, ensaladas, arroces, fideuás, carnes o calderetas, como de sus menús. Tres propuestas disponibles en diferentes épocas con las que recorren la rotunda cocina mediterránea de mercado que se practica en Restaurante Balandros, siempre bien acompañada por su bodega, que alberga vinos españoles procedentes de las mejores denominaciones de origen y destacadas referencias internacionales , con el añadido de champagnes, espumosos y licores que pueden disfrutarse en la sobremesa o en su espectacular lounge y terraza chill out.